skip to Main Content

¿Qué es un préstamo Convencional?

Un préstamo convencional es cualquier préstamo hipotecario que no esté asegurado o garantizado por el gobierno (como por ejemplo, préstamos de la FHA, el VA o el USDA).

Préstamo Convencional ofrece la opción de eliminar el seguro hipotecario  y rebajar el balance del préstamo hasta un ratio préstamo/valor del 80%.

 

PMI es un seguro que se requiere por ley para los préstamos convencionales cuya cantidad sobrepase el 80% del valor de la propiedad. De esta forma, un potencial comprador que adquiera un PMI podrá optar por un préstamo convencional de hasta el 95% del valor de la vivienda. De aprobarse el préstamo, el costo del PMI (por lo general el 0.85% de la hipoteca) se añade al monto total del préstamo y por supuesto aumenta la cantidad de la cuota de pago mensual. Pero este seguro se puede cancelar bajo determinadas condiciones.

Cancelación del PMI y ratio préstamo-valor

La ley Federal de Protección de los Propietarios de 1988 exige a los prestamistas convencionales la cancelación automática del PMI cuando el coeficiente de riesgo o ratio préstamo-valor (LTV) sea el 78% o menor. Es decir, si alguien compra una propiedad en $200.000 con un préstamo hipotecario de $ 190.000, el LTV será 95%. El LTV es el resultado de la división del monto del préstamo otorgado entre el valor de la propiedad (190.000/200.000= 0.95 ó 95%). El comprador se ve obligado a comprar un seguro de hipoteca PMI.

Si esa misma propiedad, años después, se revaloriza hasta $243.000, el LTV será 78% (190.000/243.000= 0.78) y, por ley, el prestamista deberá cancelar el seguro hipotecario. Esta misma ley plantea que el prestatario tiene derecho a acelerar la fecha de cancelación con pagos adicionales hasta que logre acumular el 20% del patrimonio (equity) y, por lo tanto, solicitar su cancelación.

Back To Top
×Close search
Search